Gingy y las Galletitas de Jengibre y Miel

(Gingy enojado, dice: ¡No me coman!)


Llega la época de las fiestas y nos vamos dando cuenta que se termina el año. Tal vez nos pongamos a pensar en lo que pasó durante este año y hagamos un balance.
Mi año fue muy bueno, no me puedo quejar. Tuvo su lado triste, por la partida de un ser muy querido, tuvo sus alegrías, desafíos, esperanzas, festejos. O sea, la balanza se inclinó para un buen lado.

El año próximo, traerá cosas sorpresas, como siempre, que generalmente serán buenas, así que lo estoy esperando. Y para festejar estos sentimientos, para meternos en la calidez de las fiestas, hice unas galletitas especiadas, con un motivo infantil, con forma de Gingy, el muñequito de jengibre de la película Shrek.

No voy a justificarme y decirles que lo hice para dárselo a los dos sobrinos que tengo, estoy segura que los hice para mí. Me la pasé jugando con las galletitas y me puse a ver videos de la película. Acá les pego el link de uno muy divertido.
Confieso que soy una niña que la mayor parte del tiempo hace de adulto, y estoy determinada a que siempre sea así. Para que cambiar si así estoy bastante bien.

Y como deben estar aburridos de leer de mí, vamos a las galletitas.

De esta receta salen muuuchas galletitas. Muchas. Unas 80. Todo depende del tamaño que las hagan. Pueden hacer la mitad de la receta, y en vez de un huevo, ponen una yema.
El sabor es bastante suave en cuanto a especias, a los chicos les gustó. Si les gusta la vida mas picante, pueden duplicar la cantidad de jengibre y canela.

(¡los Gingys a punto de ser aplastados por el palote! ¡Corran, amiguitos!)

Si hacen las galletas en tamaño grande les recomiendo que las dejen enfriar en la placa unos minutos para que no se rompan al moverlas. La textura de estas galletitas es húmeda y esponjosa, si le vale el término. Si no me explico muy bien, les recomiendo que las hagan, las regalen y se guarden otro tanto.

Yo me divertí mucho cortando a Gingy (click acá para descargar el molde), y lo hice con el molde en papel y después cortando la masa con cuchillo, pero si tiene algún molde de hombrecito puede darle la forma con eso. O sino hacer formitas con el molde que tengan.

(Gingys en potencia)

Les recomiendo que la masa esté fría cuando cortan las galletitas, para que les sea más fácil levantar las formas de la mesada, pero si la masa se va calentando no pasa nada. La pueden poner el la heladera un ratito. Eso sí, intenten no amasar mucho la masa, para que no se ponga dura. Cuando tiene recortes de masa, los apilan y los aplastan con la mano y estiran con el palote. Así el gluten que se forma es mínimo.
Mientras van haciendo galletitas, y esperan que se cocine una tanda, al resto las ponen en la heladera.

(todavía no son Gingys, pero no les falta mucho)

Galletitas de jengibre y miel
Harina 600 gr
Azúcar común 170 gr
Cacao dulce 30 gr (3 cdas)
Bicarbonato 3/4 cdita colmada
Sal 1/2 cdita
Canela 1 cda
Jengibre molido 1/2 cdita
Pimienta negra molida 1/4 cdita
Manteca 190 gr
Huevo 1 un
Miel 2 cdas gordas
Leche 2 cdas

- Mezclar en un bowl harina, azúcar, especias, cacao, bicarbonato y sal.
- Mezclar aparte en otro recipiente, huevo, leche y miel
- Con la manteca fría, agregarla a los secos y mezclar con la punta de los dedos hasta que desaparezca la manteca y quede un arenado
- Agregar los líquidos y mezclar
- Volcar la mezcla sobre la mesada y aplastar la masa con la palma o los puños hasta integrar totalmente los secos con los húmedos y quede una masa homogénea
- Envolver la masa con una bolsa o film y reservar en heladera por al menos una hora
- Retirar de la heladera, estirar la masa con un palote sobre superficie enharinada, hasta un espesor de 5 mm para las galletas grandes y de 3 mm para las mas chicas
- Precalentar el horno a 180°C
- Trasladar las galletitas a unas placas enmantecadas y enharinadas y llevar al horno
- Hornear las galletitas por 8 minutos, cuando están apenas doradas en el borde que da con la placa
- Dejar enfriar completamente y retirar con cuidado las galletas
- Decorar con glasé: jugo de limón + azúcar impalpable hasta hacer una pasta espesa que no se desparrama, poner en una manga con pico redondo con punta bien chiquita. Si quieren pueden colorearlo.

(la familia Gingy)

Ah, cuando dice cacao dulce, es el cacao de la leche chocolatada. Pueden cambiarlo por cacao amargo, y les quedan más oscuras y chocolatosas. La leche puede cambiarse por jugo de naranja y la miel, si no les gusta o no está disponible, por jarabe de maíz o glucosa.

***************************

PD: Gingy me pide que le diga que les desea mucho amor y felicidad. 
Acá les deja su foto:

No hay comentarios. :

Publicar un comentario