Bay biscuit y nueva dieta

La salud, lo mismo que la fortuna, retira sus favores a los que abusan de ella.
Saint-Evremond

Tal vez suene trágico, y seguramente los sea, pero tengo el colesterol algo alto. Me tengo que cuidar. Y así como dice la frase, abusé y ahora tengo que pagar.
Empecé a cuidarme, obviamente por la comida, lo más fácil, aunque me suene loco a mí. El ejercicio estamos viendo como incluirlo en la atareada vida del trabajador-estudiante.

Prometo, a mí y los que pasan a mirar por el blog que las recetas en un futuro no van a ser para enfermos, de hospital, inmaculadas, insulsas insabridas. No, nada de eso. Y espero que me den un golpecito cuando parezca que sí.

Para no seguir hablando de mí y aburriendo con mi salud, paso a la receta de unos simples Bay Biscuit, simples, para el café con leche de la tarde, o a la noche cuando nos pica la panza por algo dulce.
Es super básica la receta, a la que se puede saborizar con muchas cosas: ralladura de naranja, limón, chocolate rallado, canela en polvo, trocitos de naranja confitada y porque no, también, té en hebras.

Bay Biscuit
Huevos 4 un
Azúcar 200 gr
Aceite 1 pocillo chico de café
Esencia de vainilla a gusto 
Sal pizca
Harina 300 gr
Polvo de hornear 1 cdita.

Procedimiento
- Precalentar el horno a 180° C
- Mezclar con batidora o licuadora los huevos, el azúcar y el aceite, hasta que esté todo unido
- Mezcla y tamizar los secos
- Unir los secos y la mezcla de huevos hasta que desaparezca el harina.
- Poner en una fuente para horno enmantecada y enharinada de 30 x 40 cm (si es teflonada puede ir así directo) y esparcir
- Hornear hasta que esté cocido, insertando un palillo sale seco, no es necesario que se dore la superficie
- Retirar de la fuente y enfriar
- Cortar en bastones largos de 1 a 2 cm de ancho. Luego, cortar en porciones cada bastón, de 8 cm de largo aproximadamente
- Volver a poner en la fuente de un lado, y hornear hasta dorar. Darlos vuelta y dorarlos del otro lado.
- Dejar enfriar. Tienen que estar duritos y crocantes cuando están fríos.
- Guardar en recipiente hermético

3 comentarios :

  1. Julie, me encanta el blog, estoy encantada con todo el material, pero me está torturando justo a ésta hora de la tarde. Quisiera hacer todas las recetas pero sé que más me muero por comer que por cocinar, elegiré una y después te cuento qué tul. Y a cuidarse che, que el colestorol es silencioso. Besos. Yami

    ResponderEliminar
  2. Esta receta es bastante rápida de hacer y no ensucia mucho.
    Probalos, te van a gustar mucho... yo me estoy comiendo unos ahora con un te.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Un poco tarde, pero: en Alemania los venden en la panadería con anís, y se llaman Anisbrötchen ;) Los hice así, a ojo, y quedan muy ricos.

    ResponderEliminar