Untable de durazno, San Pedro y sus ensaimadas



Este fin de semana que pasó tuvo un día más, porque el lunes fue feriado. Se conmemoró el Día de la Soberanía Nacional. El 20 de noviembre de 1845, soldados argentinos, en desigualdad de condiciones, libraron batalla contra el ejercito anglo-francés, que quería colonizar nuestras tierras. Nuestro ejército en la parte más angosta del Río Paraná, en la Vuelta de Obligado, cruzó gruesas cadenas para impedir el avance de los buques. Finalmente, la batalla no fue exitosa para nuestro pueblo, pero, finalmente se logró consolidar la soberanía nacional.


Luego de esta breve reseña histórica, porque todo tiene que ver con todo, paso a contarles que estuvimos paseando por San Pedro, en la Provincia de Buenos Aires, a 164 km de la Ciudad de Buenos Aires.
Una ciudad tranquila, con casas históricas, con encanto, verde y el río que permite bañarse.



(Fotos de Municipalidad de San Pedro)

Esta ciudad tiene una de las mayores comunidades de mallorquinos en el país, y gracias a esto, podemos disfrutar de las ensaimadas. Una masa bien aireada, sabrosa, que se suele rellenar con crema pastelera y/o dulce de leche.

Foto de La Guia Club San Pedro
Nosotros trajimos una grande, de 30 cm de diámetro mixta, para compartir con la familia, y en el momento, probamos una individual, de unos 10 cm, rellena con una pastelera suave (mucha pastelera), cremosa y fresca. No pueden dejar de probarla si van.

(Ensaimada de Confitería La Ensaimada)

Como sabíamos que allí son grandes productores de naranjas y también de duraznos, nos trajimos algunos kilos, que nos están para nada caros. Las naranjas, algunas las hicimos jugo y regalamos otro tanto, y los duraznos fueron a la receta que figura más abajo.

(Foto de Turismo Práctico)

También, estuvimos en el sitio de la batalla, en Vuelta de Obligado, que queda a unos kilómetros de San Pedro. Allí el año pasado se inauguró el Monumento a la Soberanía.
Acá abajo les muestro unas fotos del lugar. El monumento representa las cadenas que intentaron detener a las tropas colonizadoras, la imagen es del Brigadier Juan Manuel de Rosas, quien lideró la ofensiva. El artista plástico Rogelio Polesello es el autor.



Una curiosidad entre paréntesis: los billetes de 20 pesos argentinos recuerdan este combate



Untable de durazno
Duraznos 1,300 kg pelados sin carozo (1,600 kg sin pelar aprox.)
Azúcar 300 gr
Jugo de naranja 1
Agua 1/2 taza
Canela molida 1/2 cdita
Jengibre en polvo 1/2 cdita

Alcanza para dos frascos de mermelada y un poquito más

- Para pelar los duraznos, calentamos en una olla grande agua hasta hervor
- Hacemos una cruz con un cuchillo en la punta de cada durazno
- Sumergir los duraznos por 30 segundos en el agua hirviendo y retirarlos
- Ponerlos en bowl con agua fría
- Perlarlos, retirarles el carozo y cortarlos en octavos
- Ponerlos en una olla junto con el agua y hervirlos hasta que estén tiernos, unos 10-15 minutos, depende de  lo maduros que estén
- Procesarlos con una licuadora, procesadora, pasatutto o minipimer, lo que tengan, hasta que esté bien suave, o con pedacitos, como prefieran
- Volver el licuado de durazno a la olla con el azúcar, el jugo de la naranja, canela y jengibre. Si prefieren pueden obviar las especias o cambiarlas.
- Cocinar por 25-30 minutos aproximadamente, a fuego bajo. El tiempo depende de cuanta agua tengan los duraznos
- Revolver de tanto en tanto y cuando se esté haciendo una salsa más espesa, revisar que no se pegue al fondo.
- Para saber si está en el punto, las burbujas van a ser peligrosas, o sea , van a saltar y se pueden quemar.
Pueden chequear con un platito frío para ver si el punto es el que queremos, o si con la cuchara revolvemos y podemos ver el fondo de la olla, ya está listo
- Este untable está entre una mermelada y una salsa cuando está frío.


- Mi forma para envasarlos es la siguiente: hierven los frascos y sus tapas 10 minutos, que el agua los cubra completamente, los retiran con una pinza y sosteniéndolos con un buen trapo seco, le ponen el untable que recién estaba hirviendo, no tiene que estar frío.
- Tapar el frasco con su tapa y llevarlos al agua hirviendo, ponerlos parados en la olla, y hervir por 20 minutos.
- Luego retirar los frascos del agua y dejarlos enfriar sobre un trapo y guardarlos.
- Si hacen el proceso de envasado, el untable puede durar 1 año en perfectas condiciones. Si no quieren hacerlo, lo guardan en frascos o potes herméticos y puede durar hasta dos semanas.


Queda como durazno untable, que servirá para cuando se termine el verano y me agarre la nostalgia. Mientras, seguiré disfrutando los frescos ¡Que rico!

4 comentarios :

  1. Juli! Me vine para atrás en el blog y vi esta receta... Que rica es la mermelada.

    Y que lindo es San Pedro... Ni hablar de las ensaimadas de pastelera. Mmmmm!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien Sofia!!! Es re facil de hacer esta mermelada.
      Ni me hables de las ensaimadas! Quiero vivir cerca, y comer una cada domingo, al menos :)

      Eliminar
  2. La hice el finde que pasó. Es justo el tipo de mermelada que me gusta! Con poca azúcar, mucho sabor de la fruta y no empalaga. Voy a quedar muy bien con unos conocidos de paso...

    Acabo de almorzar en la ofi... Ensaimadas.... Quierooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien! Si, es una mermelada riquísima, y una textura muy buena. La podes hacer con otras frutas, manzanas, ciruelas, peras... Me alegro!
      Yo también, bua!

      Eliminar