París: día 2


En el posteo anterior, había dejado en que entraba en lo de Gerard Mulot.

Pasado el mediodía, con bastantes hambrientos en la cola que esperaban detrás mío, me decidí por una mini cake, el dúo de pera-caramelo y con algo de nuez. Y como me pareció poco, compre un par de macarons para el camino. Las combinaciones de sabores son muy interesantes, y le hacen competencia a los de Pierre Hermé.


Crocante por fuera, untuoso por dentro y se desarma en la boca. ¿Se imaginan la delicia?
Haba tonka y cereza. El sabor del haba tonka es inconfundible (una vez que lo conocen claro), ya les había comentado anteriormente. Ellos no escatiman con la especia. Una delicia. Puede ser potente en un macaron más grande, pero este vale para dos bocados. Esta perfecto.



En cuanto al otro, jengibre y ananá, no me convenció del todo, se sentía el sabor del ananá como un centro de pâte de fruit, pero ¿el jengibre? Por fuera pistachos en trocitos.



EL 2do día no empieza muy prometedor, la lluvia se hizo presente, de nuevo. Para desayunar, una brioche sucrée, azucar granela por encima. Nunca falla.

Me decidí ir para el barrio Marais, el Pompidou y el área gastronómica de Les Halles. Primero me hice presente en un bazar que tenia anotado pasar, La Vaissellerie. Para no perderlo, hay cosas muy baratas y lindas. Los mini moldes de madeleines salieron 10 (ahora que lo pienso no es una ganga, pero son muy lindos), el tenedor 2,50, el cuchillo de oficio 5 y el marcador de quesos, 3, que es eso lindo que ven abajo con un ratoncito. Lamentablemente no quise arriesgarme con la vajilla, hay mucha y para nada cara.

 

El bistro de Alain Ducasse está en el barrio, Benoit. Pueden probar suerte si no tienen reserva y si logran entrar seguramente tendrán una excelente comida, pero no se olviden de llevar muchos euros (sino me creen miren la carta)


En el barrio está el Museo Pompidou, que si les gusta el arte contemporáneo y moderno no se lo pueden perder. Si no les interesa de todas maneras pueden pasar y ver la arquitectura del edificio, que es muy llamativa, que puede provocar rechazo o amor a primera vista.

Las obras que guarda son Pollock, Picasso Matisse, Kandinsky y muchos más. Acá hay más info.


A metros del museo encontré mi almuerzo de pobre, pan (nada de Ducasse para mí). Una  ficelle, como una baguette pero mas finita, para morder mientras caminaba, mientras la lluvia me acompañaba. Lo que me sobraba, lo guardaba para acompañar unos mini salamines, tamaño de un dedal, que mentalizaba como mi cena. Pan, salamín y queso... Ñam!



La rue Montorgueil es ideal para los que nos gusta cocinar. Excepto los lunes, que es cuando los mercados están cerrados. Claro, me entere después. Cosas que pasan...
Supuestamente hay muchos negocios de materia prima, herramientas, comida. Fanáticos no se lo pierdan.

Consejo: nunca hagan este recorrido un lunes, los gastronómicos están cerrados. Y vale la pena unos cuantos lugares para chusmear. Pueden obtener más datos de la web de David Lebovitz



Stohrer, casa muy antigua de comida. Y como no todo en la vida es dulce, les muestro la vidriera de lo salado. Esa bomba de salmón me está mirando...


Pero es la pastelería más antigua (¡siglo XVIII !), así que no puedo no mirar los dulces y lo lindo que están construidos.



Pero, la que sí estaba abierta es la tienda de Eric Kayser, con sus delicias. La tarta de citron me tentó.
Muy rica, bien la masa, pero no es perfecta. Para mí un lemon curd tiene que hacer que las mejillas se achicharren por dentro, el ácido del limón se tiene que sentir. Y esta no tenía mucho de eso. Pero era muy cremosa y aromática.



Más de la vidriera de Kayser, tortas, tartas, porciónes de torta...







Mas tarde me tente con unas chouquettes que estaban a la vista, un puesto que daba a la calle. Delicia. Son blanditas ¿O se ablandaron por la humedad de 110% que tiene el ambiente? Yo las hice anteriormente, ¿se acuerdan?


Más vidrieras hermosas, una panadería judía (con una maqueta del negocio), pastelerías y chocolates...






El verde de ese super macaron es el ideal. Sino comparen con uno que hay más abajo...


Una vidriera para almorzar. Un Croque Monsieur no me vendría mal ahora.



¿Qué me dicen? No parece natural, ni creo que intenten eso. Me provoca rechazo... El resto es totalmente apetecible.




Chocolates y más chocolates para todas las necesidades en la tienda de Jeff de Bruges





Porciones de torta con forma de cerdito. Mmm, es raro, no me puedo decidir si me gusta o no, o si lo podría comer. Me imagino que un niño se lo come sin problema.


Después de tanto dulce, me metí en la pâtisserie que para mi mala buena suerte, esta al lado del departamento. Pero ya estamos más que satisfechos por hoy, así que empieza el tercer día de recorrida con ese postre...

Ahora que la serie de días terminó, acá están los otros posteos: día 1día 3día 4 día 5
Y les dejo un mapa que voy a ir mejorando con los puntos destacados.

16 comentarios :

  1. Tengo unos libros de hace bastantes años pero tampoco tan viejos, pero antes que los macarons se pusieran tan de moda, y habla de G.Mulot como el lugar para comprarlos. Que linda ciudad, aun cuando esta todo cerrado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mulot es un clasico, menos conocido que P.Hermé, pero tal vez con buenos sabores, interesantes.

      Eliminar
  2. Que bello Paris! Pero parece que voy a tener que ir de nuevo, porque me perdi de pasar por Gerard Mulot! Igualmente si probe los macarons de Pierre Herme y son una delicia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando vuelvas vas a poder probar y decidir cual preferís :)

      Eliminar
  3. En París nunca alcanzan los ojos! Mirás una cosa y se te escaparon 5... Qué simpáticos los chanchitos! Yo no fui a Les Marais por falta de tiempo. Tendré que volver algún día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marais es un barrio hermoso, y bien ubicado, esta bien como para alojarse por ahí. Ni creo que viviendo ahí alcancen los ojos, ahhh, ya suspiro por volver :)

      Eliminar
  4. Bueno, yo sí comería sin problemas estos piggies :) Los de rotisería con manzana en la boca, nop.
    Me enamoré de la panadería de F. Khan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cortaría al medio uno para ver que onda y por el morbo de paso :D

      Eliminar
  5. Había una película (no me acuerdo si era Magnolias de acero o Cuatro Bodas y un Funeral) donde había una torta con forma de chancho y al cortarla era como una Red Velvet Cake, bien morada... Daba impresión!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, en Magnolias de acero, es un armadillo de velvet cake! Super morbo, jeje. A ese me daban ganas de entrarle :D

      Eliminar
  6. En una de las fotos se ve reflejo de un starbucks!
    El cerdito me hizo acordar a las ranas de Australia!

    http://rpmedia.ask.com/ts?u=/wikipedia/commons/thumb/4/46/Frog_cakes.jpg/300px-Frog_cakes.jpg

    Hice gajos de naranja como regalo de navidad. Mucha gente contenta!
    Gracias Julieta!

    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que graciosas las ranas, no me imagino por donde empezaría a comerlas :S
      Que buenooooo! Muchas naranjitas de regalo :)

      Eliminar
  7. Me perdí la de Florence Kahn!!! Con lo que me gusta la comida judía... otra vez será! Felíz 2013 Juli!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo surge de perderse. A veces salen cosas interesantes :)
      Feliz 2013 Fabi!!! Besos!

      Eliminar
  8. Quiero conocer París!!! Gracias por el recorrido! Hermosas fotos! y que tentadoras!! Feliz 2013 Juli!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe que te trae el 13! Felicidades Lau!!!

      Eliminar